Padre Celestial,

en este glorioso

Domingo de Resurrección,

nos reunimos ante Ti

con corazones rebosantes

de gratitud y alegría.

Hoy celebramos con gozo

la victoria de tu amado Hijo sobre la muerte y el pecado.

En este día radiante

y lleno de esperanza,

te damos gracias

por el regalo incomparable

de la resurrección

de Jesucristo.

Que su triunfo sobre la tumba

sea para nosotros

fuente de renovación

y fe inquebrantable.

En medio de nuestras alegrías

y celebraciones,

recordamos con humildad

el sacrificio supremo

de Jesús en la cruz,

y nos regocijamos

en el poder redentor

de su resurrección,

que nos ofrece vida eterna

y salvación.

Que este día de Pascua

sea para nosotros

un recordatorio constante

de tu amor incondicional,

y una invitación a vivir

en comunión contigo

y con nuestros

hermanos y hermanas

en la fe.

Concede, oh Señor,

que nuestros corazones

rebosen de gratitud y alabanza,

y que nuestras vidas reflejen

la esperanza y la alegría

que brotan de la tumba vacía.

En el nombre de

Jesucristo,

quien vive y reina

por los siglos

de los siglos.

¡Amén!

Te deseamos un bendecido Domingo de Pascua.

Puedes encontrar el video de esta oración en YouTube, TikTok e Instagram